DIY… Cómo decorar un espejo con gresite

Hola a todos,

Con la entrada de hoy debo confesaros que estoy realmente contenta, puesto que por fin he dado por finalizada la decoración de uno de los elementos de mi baño que más me traía de cabeza. Así que hoy os mostraré cómo decorar un espejo con gresite.

Desde que hace un par de años, reciclamos con mi marido una vieja cómoda de IKEA para convertirla en el mueble del baño, el espejo me parecía triste  a su lado.  Cada vez que lo miraba me convencía más de que tenía que darle un cambio.

Hace unos años grabé otro espejo que tenía más pequeño y el resultado entonces me gustaba mucho, pero ahora quería algo más.  Empecé por mirar viejos marcos de cuadros, puesto que la idea inicial que tenía, era restaurar uno y enmarcarlo.  Pero los precios de lo que encontré o eran prohibitivos o no me encajaban en las medidas.

Otra de las opciones que barajé, fue la de hacer mi propio marco.  La verdad es que últimamente he encontrado molduras muy interesantes que podrían quedar geniales, pero finalmente me decanté por el gresite y si además es del que brilla…pues más alegría para el baño.

Para tener un espejo de lujo con gresite necesitareis:

  • 2 láminas de gresite de espejo
  • Cola rápida
  • Lechada blanca (Boquilla)
  • Agua
  • Espátula
  • Tijeras

PRIMER PASO: Cortar el gresite

Para empezar este trabajo, lo primero que debemos hacer es cortar el gresite, se puede cortar con facilidad con unas tijeras.

Decidiremos cual es la medida del ancho que queremos poner como marco en nuestro espejo y a continuación cortaremos.  En mi caso la tira es de 4 teselas de ancho.

RECOMENDACIÓN: Recortaremos muy bien la malla que lo une, para que nos quede bien oculta.  Si no lo hacéis, podéis recortarlo posteriormente con la ayuda de un cuter bien afilado, pero es mucho más cómodo hacerlo antes de pegarlo.

SEGUNDO PASO: Pegado del gresite.

Para pegar las tiras de gresite se pueden pegar perfectamente con un adhesivo rápido, utilizaremos preferentemente uno transparente.

Aplicaremos pequeñas «nueces» de cola y a continuación las extenderemos bien, ocupando toda la tira de gresite.

 

 

 

Colocaremos las tiras de gresite en el borde del espejo, procurando que queden al borde del espejo, bien rectas y alineadas.

 

Cómo os comentaba anteriormente, si en alguna de las tiras de gresite se os ve la malla inferior, podéis recortarla luego con un cuter bien afilado, como en este caso me ha ocurrido a mi.  No soy infalible !!  😉 Pero recordad, es preferible recortarlo bien antes.

TERCER PASO: La lechada o boquilla

Una vez tenemos las tiras de gresite bien pegadas al espejo y secas prepararemos la lechada, que en algunos sitios también se llama boquilla.

Para hacer la lechada o boquilla utilizaremos cemento blanco expreso para este trabajo, al que iremos añadiendo agua hasta obtener la consistencia de una natilla.

A continuación con la ayuda de una espátula, iremos cubriendo las teselas de gresite procurando dejar todas las juntas

Retiraremos con cuidado los excesos y dejaremos secar.

Una vez seco, limpiaremos bien las teselas y repasaremos con un cuter la malla que pudiese haber quedado a la vista.

Y de esta forma tan rápida y sencilla, podremos renovar nuestro espejo y darle un nuevo aire a nuestro baño.

Además si como en mi caso os ha sobrado malla, podéis decorar con ella un vaso de crema de cacao o un bote de cristal y haceros un dispensador de jabón nuevo.

¿Qué os parece? Chulo, no?

Hasta pronto.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *