Ahorrar ¿Eso qué es?

Hola a todos,

Hace muchos días que no os cuento nada, así que hoy os merecéis que os explique algo mas que bueno, mi experiencia personal con Preahorro.
Hace ya un tiempo, en un Blog del que soy asidua: Ahorradoras, hablaron de la experiencia de Luis Pita, autor de “Ten peor coche que tu vecino” un libro sobre finanzas personales, y nos obsequiaron con su ultima joya: “Objetivo: Libertad financiera”, que me leí en un tris.
 
Y es que desde que mi marido y yo perdimos nuestros anteriores trabajos, he mirado los gastos del derecho y del revés y hecho mil teje manejes para poder llegar a fin de mes, y la verdad es que no nos hemos quedado quietos ni un segundo,  para poder mantener nuestra casa y cuidar de nuestra familia.
 
Algo que nos dio buen resultado un tiempo, y con lo que pudimos sacar para las compras del súper, fue poner una parada en los mercados de segunda mano, y además hicimos una buena limpieza en casa, de trastos que no utilizábamos.
Un día os hablaré de todos los sitios donde podéis encontrar información sobre mercados de segunda mano.
cam00264
 
Por supuesto, también aprovecho para agradecer a mi familia y amigos, la gran ayuda que nos prestaron durante esos momentos tan difíciles.
 
Como os iba contando, aunque los dos trabajamos actualmente, nos da para cubrir los gastos justos y para nada mas, ni peluquería (ya os he dicho que me corto y tiño el pelo yo misma hace mucho), ni comer fuera, ni cine (si cae, es una vez al año), ni nada de nada. Y cuando nos aparece algún extra inesperado, nos desestabiliza.
Y la verdad, es que tal y como está el panorama, estamos más que agradecidos de poder cubrir lo esencial.
 
Así que, un tiempo después de leer “libertad financiera” me ofrecieron la posibilidad de tener un asesoramiento de ahorro gratuito, y que os voy a contar… a caballo regalado…dije que sí.
 
La experiencia ha sido muy buena. Y aunque, llevo los gastos mensuales al dedillo desde hace 6 años en un Excel, no había manera de reducir y mucho menos de hacer un rinconcito. Ya hemos hecho los ajustes típicos en casa, a saber:
 
LUZ
  • Bombillas LED
  • Conmutadores en todos los aparatos que quedaban en STAND BY
  • Apagar todas las luces, siempre que no son necesarias
  • Termostato programable para la calefacción, a una temperatura normal.
  • Limpieza periódica del congelador y la nevera no muy llena.
  • Los electrodomésticos, cuando hubo que cambiarlos, de bajo consumo energético.
 
AGUA
  • Botes llenos de agua dentro de las cisternas
  • No abrir los grifos si no es necesario y no desperdiciar agua inútilmente.
  • Aprovechar el agua de limpieza y cocción de las verduras para regar.
  • Duchas cortas (eso con los niños cuesta más 🙁 )
  • Sifones en los grifos.
 
SÚPERMERCADO
 
Sobre esto ya os había hablado en mi post de ahorro, haciendo un menú semanal, tengo controlado el gasto de compra de la semana en unos 50-80 €.  Cuando antes gastábamos 110-120 €.
 
Cuando contacte con mi asesor, todo esto me vino muy bien, porque ya tenía mucho trabajo hecho.  Ellos te ponen una serie de metas o tareas para intentar conseguir tu pre-ahorro.
 
Muchos de nosotros nos pasamos los meses viendo desolados como todo el dinero que ganamos trabajando, se esfuma de nuestras cuentas mes a mes, sin poder retener nada.
 
Por ello la primera meta que te proponen, es fijarte unas cantidades mensuales que debes pre-ahorrar, es decir apartar de tu cuenta en cuanto cobras. 
 
Si, si, ya se que parece muy difícil hacerlo, todos pensamos, ¿y luego como pago el resto de cosas? 
 
Pero ahí es donde nos equivocamos, porque de esta manera, no gastamos en cosas “inútiles”, porque con lo que nos queda en la cuenta debemos cubrir todos nuestros gastos fijos.  Sin querer o queriendo, cada mes malgastamos pequeñas cantidades de dinero en tonterías, que al final suman una buena parte del sueldo (el café con los compañeros de trabajo, comer fuera con los de la oficina cada día, un snack para merendar los niños, un agua por aquí, un paquete de chicles por allá, un cucurucho que apetece…etc.)
 

Sólo hay que mentalizarse y preguntarse ¿qué es lo importante?¿tener un colchón o esos pequeños gastos, que me causan euforia momentánea?

 
Podemos suprimir el café del día a día, llevarnos la comida al trabajo en tuper, hacerles la merienda en casa a los niños y llevarnos una cantimplora o un zumo de casa (mucho más barato si lo hemos comprado en el súper que en cualquier bar).  Y por supuesto, los helados cuando llega el buen tiempo, algo que hacemos es comprarlos en el supermercado y llevárnoslos puestos cuando nos vamos de paseo, la diferencia de precio de una caja a uno comprado en un bar, es muy notable.
 
Así pues, una vez establecida la meta de ahorro, te piden una relación de gastos mensuales y anuales, y ayyyy amigos!, ahí es donde estaba nuestro talón de Aquiles. 
 
Hace años que pedimos a nuestra compañía de seguros que nos los cobrase mensualmente, ya que cada vez que tocaba pagar, eran todos en el mismo mes, y nos desplumaban. Pero últimamente, las cuotas mensuales eran muy altas, y aunque habíamos solicitado varias revisiones con nuestro agente de seguros, nunca conseguíamos bajarlas.
 
Y ahí es donde los asesores de pre ahorro insistieron.  Nos han hecho re-negociar las pólizas, re-unificar otras y rebajar prestaciones de algunas que no eran importantes y esta vez parece que sí lo notaremos.
Os recomiendo que os paséis por su página Preahorro, por más que intentéis ahorrar por vuestra cuenta y recortar gastos, siempre habrá algo que se os escape.
 
Y además, para cuando consigáis tener un colchón, también os dan ideas sobre dónde invertir con mas o menos riesgo, y como conseguir ganancias extras.
No cuesta nada probar!
Hasta pronto.

Imagen portada: Pixabay

Anuncios

Deja un comentario