Como hacer un reloj para parar el tiempo

Hola a todos!!

 Hace muchos días que no os enseño ningún trabajo, y no ha sido porque no haya estado manos a la obra, pero la “obra” ha requerido de tiempo, que ironías a parte, es precisamente lo que va a marcar.
Esta vez he vuelto a aprovechar restos de madera, para hacer un reloj de cocina para mis suegros, porque el que tenían ha dicho que ya no trabaja mas y quiere la jubilación.
Para este trabajo he necesitado:
 
– Madera de okume
– Sierra de calar
– Taladro
– Pintura Patio Paine color Patio Brick
– Pintura Folk Art color Warm White
– Fleur Medium para transferir imagenes
– Lámina para transferencia
– Mecanismo para reloj
– Barniz centelleante de Folk Art
– Lija
Lo primero que hay que hacer es marcar la madera con la forma deseada para vuestro reloj, no necesariamente tiene que ser redondo, ni una circunferencia perfecta.  Yo en mi caso marqué el circulo con un plato irregular en los bordes, ya que no quería que fuese perfecto.
Una vez cortado y bien lijado, di un par de manos de Patio Paine color Patio Brick a toda la superficie, y dejé secar.

 

 

 

 

Después, sobre la pintura Patio Brick, apliqué una mano de Warm White y una vez seca, lijé para resaltar la pintura inferior.

 

Cuando la pintura está seca del todo, es hora de transferir la lámina.  Con Fleur Medium, o incluso con cola blanca, podéis transferir la imagen que queráis sobre cualquier superficie, únicamente hay un requisito, y es que la imagen esté impresa con una impresora láser, si no no funcionara. 
 

 

 

 
Para ello, hay que dar Fleur tanto en la lámina como en el soporte que hayáis escogido para realizar la transferencia, en mi caso la madera.  Y dejar secar.
Para retirar el papel y transferir la imagen a la madera, hay que ir pasando el dedo o un paño húmedo, poco a poco por todo el papel, hasta que aparezca la imagen.  Yo personalmente prefiero hacerlo con el dedo, porque con el trapo al no tener tacto, es mas fácil pasarse y llevarse el dibujo.

 

 

Bueno, pues ahora ya tenemos la imagen en la madera, ¿qué sigue ahora?
Lo siguiente que hice fue marcar el centro y perforar con el taladro un agujero lo suficientemente grande, como para que encaje el mecanismo del reloj, donde deben ir conectadas las agujas.  Tras un pequeño lijado del agujero, enganche la caja del mecanismo a la trasera con silicona.
No os he comentado, que el mecanismo de reloj podéis encontrarlo en Amazon, por muy poquito dinero, así que si tenéis un reloj que ha dejado de funcionar y os gusta mucho, siempre podéis arreglarlo reemplazando la maquinaria por menos de 10 euros.

 

Una vez tenemos el mecanismo sujeto, aprovechamos la marca central y en los cuatro puntos cardinales, marcamos las horas.  Yo he pintado a mano alzada, las horas con el mismo tono de fondo Patio Brick.

Al secarse las horas, ya podemos conectar las agujas al mecanismo, y utilizar estas para marcar en el reloj las horas que faltan, y luego, es opción de cada uno si poner puntos o mas números, en mi caso para no sobrecargar, he optado por los puntos.

Para finalizar, y como no me acababan de convencer los números pintados, tan nuevecitos, los he lijado para desgastar y como acabado final, le he dado una mano de Barniz centelleante que le da unos brillos muy bonitos.

 

Y eso es todo!
Hasta la próxima.

 

 

 
Anuncios

Deja un comentario