El carisimo vicio de la lectura…

Hola a todos!

¡Cuántos días sin escribir nada!  Lo siento pero he ido de visita a mi querido pueblo de Quesa, y cuando voy allí la tecnología queda relegada…o mejor dicho, desaparece por el bien de todos.  ¡¡¡Aunque el Whatsapp con amigos y familiares no ha parado!!!
 
Pero lo que si he tenido tiempo de hacer, ha sido leer, y mucho.  Entre merienda y merienda, y aperitivo y aperitivo…Y es que la lectura me apasiona, y desde que empecé a leer en mi infancia, gracias a los tebeos, he ido acumulando a través de los años grandes novelas y libros de todo tipo.
 
Aunque intento conservarlos todos, en algún momento, he tenido que tomar la decisión de desprenderme de algunos, y donarlos a colegios o bibliotecas y cuando estos ya no me han aceptado más, he tenido que venderlos en mercados de segunda mano, por un precio más que reventado.
 
Cierto es que duele deshacerse de ellos, y que siempre te queda el remordimiento, por si algún día hubieses querido volver o no a leerlo.  Pero actualmente, no están hechos los pisos para acumular tanta prosa y poesía.
 
Si bien es cierto que hay soluciones fantásticas, como es el préstamo bibliotecario, barato como ninguno y que no ocupa más espacio en tu casa, que el del tiempo en que lo tienes a tu disposición, hoy quiero hablaros de otra manera barata de leer libros.  Y además, muy cómoda.
 
Posiblemente muchos seáis reacios a comprar un e-book, por legítimas razones o simplemente por ir contracorriente.  Yo me rendí al libro electrónico hace ya unos tres años, y debo decir que estoy encantada, aunque no por ello, he renunciado a comprar de vez en cuando algún ejemplar impreso.
 
El principal problema fue el espacio, aparte de que los libros que suelo leer, son enormes y pesan, y se me acostumbran a dormir las manos cuando leo en la cama.  Adquiriendo un libro electrónico, maté dos pájaros de un tiro.
 
En concreto, yo tengo un Kindle de Amazon.  El más sencillo de todos, que rondaba los 79 €.  No tiene luz ni es táctil, pero me basta y me sobra. Es muy ligero y manejable y tiene mucha capacidad para almacenar libros, además de conexión wifi para la descarga.  Ahora por unos céntimos mas lo podéis tener táctil.

 

 
El precio inicialmente puede parecer caro, pero cuando empiezas a ver lo que te cuestan los libros, vale la pena, y enseguida queda amortizado.  En Amazon, hay infinidad de libros gratuitos, o por menos de 1 €.  Y si alguna vez te interesa alguna novedad, siempre es más económico que el libro en papel.
 
Por supuesto, hay muchas más opciones de libros electrónicos en el mercado, pero según los comentarios de la gente que conozco y ha tenido experiencias con otras marcas o incluso con tablets, la mayoría se queda con el Kindle.
 
Y vosotros, ¿Qué preferís papel o electrónico?.
 
Hasta la próxima.
Anuncios

Deja un comentario