La versatilidad del bizcocho de los 7 vasos

 

Hola a todos!
Siempre me ha gustado mucho hacer postres, bizcochos y demás dulces en casa, y más desde que hay que apretarse el cinturón.  Cada fin de semana preparo un bizcocho para que mi familia tenga un desayuno o merienda casero.  Y si me da tiempo, también caen flanes o pudin o natillas.
Hace tiempo charlando con mi tía Rosita, (que por cierto, hace unos postres deliciosos!)  me dio el truco para recordar la dichosa receta del bizcocho de yogur, que me traía de cabeza.
Tengo tendencia a ir anotando las recetas en papeles que luego guardo en una caja, y me cuesta horrores encontrar en cual lo he apuntado…
Y entonces mi tía dijo: “pero si es fácil… solo tienes que recordar que son 7 vasos” (de la medida de un yogur):
1 de yogur
2 de azúcar
1 de aceite de girasol
3 de harina
1 sobre de levadura
4 huevos
ralladura de limón
Tiempo de cocción 35 min. a 180 º (con horno precalentado)
Nunca más lo he vuelto a olvidar! Y hasta mi hija de 7 años, sabe hacerlo ella sólita.  Gracias tía!!
Y lo mas grande de este bizcocho es lo maleable que puede ser.  ¿Por qué no saltarse las reglas?
Este que os presento aquí además de todo eso, tiene añadida a la mezcla, media tableta de chocolate blanco de cobertura, derretido con una cucharada de agua.  Y ya veis como vuela!!
Otras veces le añado trozos de nueces y sustituyo un vaso de harina por uno de cacao, y tenemos un fantástico Brownie.
O sin las nueces pero añadiendo zumo de naranja… tendremos un delicioso bizcocho de chocolate con un ligero toque de naranja.
Incluso simplemente añadiendo piñones a la receta original… o manzana rallada… Nutella…
También se puede cambiar el aburrido yogur blanco por cualquier otro sabor que os apetezca… por unas natillas de chocolate o de vainilla, o incluso un flan.
Y si antes de meterlo en el horno, lo espolvoreáis con azúcar… os quedará aquella riquísima costra de azúcar que llevan las magdalenas.
La imaginación al poder y disfrutad del resultado!!
Hasta la próxima.
Anuncios

Rollo de carne relleno al horno

Hola a todos,

¿Qué tal lleváis la semana?  Yo como siempre con mucho lío, esto es un no parar! Pero ahí está la gracia, si no vaya aburrimiento.
Hoy os quiero enseñar una receta que hace ya tiempo que hago, que tardas muy poquito en hacer y a la que se le pueden hacer mil variaciones, a gusto del consumidor.
Es un rollo de carne picada.
Para esta receta necesitamos:
– 1 kg. de carne picada mixta (cerdo y ternera)
– 2 huevos duros
– queso
– pimiento rojo
– pimiento verde
– curry
– pimienta
– sal
– ajo picado
– perejil picado
– aceite
– jamon serrano o bacon
En un bol ponemos la carne picada y hacemos un hueco en el interior donde iremos incorporando la sal, la pimienta, una pizca de curry, el perejil picado y el  ajo picado.  Removemos todo muy bien para que los ingredientes se mezclen con la carne.
Disponemos una lámina de papel film o de papel de plata sobre la mesa de la cocina para trabajar con la carne.  Extendemos la carne sobre el papel film y aplanamos un poco.
En el centro de la carne colocamos los dos huevos duros, tiras de pimiento verde y rojo y trocitos de queso.
Ahora hay que enrollar la carne, con la ayuda del papel film, hasta conseguir un rulo.
Poner el rulo en una fuente, previamente engrasada, y cubrir con las lonchas de jamón o bacon.
Meter en el horno a 180 º unos 45 minutos.
Que aproveche!!

 

Bacalao al horno con cebolla confitada y "allioli" gratinado

Hola a todos!

Hace unos días recordaba un bacalao que comí hace muchísimos años que me encantó, y como tenia previsto hacerlo para cenar, pensé que seria una buena opción para la cena, y así no recurría al aburrido (aunque muy bueno) bacalao rebozado de siempre.
Así que me decidí a hacerlo y la verdad es que el resultado nos encantó, incluso a mi hijo, que siempre protesta cuando hay pescado.
Y no solo está buenísimo, es rápido y fácil de hacer.
Para este plato necesitáis (4 personas):
– 4 supremas de bacalao (también se puede hacer con merluza)
Para la cebolla caramelizada:
– 2 cebollas
– 2 cucharadas de azúcar moreno
– 2 cucharadas de vinagre de Módena
– aceite
Para el allioli:
– 1 ajo
– aceite
– sal
-huevo
Caramelizar la cebolla.
Primero hay que cortar la cebolla en juliana y ponerla a pochar en una sartén con un poco de aceite, a fuego moderado.
Dejar hasta que empiece a ponerse transparente, y luego incorporar un par de cucharadas de azúcar moreno.
Hay que remover bien, hasta que el jugo que desprende se vaya espesando y en seguida incorporar dos cucharadas de vinagre de Módena y mezclar bien.  Dejar unos cinco minutos, a fuego lento para que acabe de emulsionarse todo y se pierdan los vapores del vinagre.
Disponer el bacalao en una fuente previamente untada, y salar muy ligeramente.
En el vaso de la batidora preparar el “allioli”, a poder ser bien espeso.
Sobre el pescado, poner una generosa capa de cebolla caramelizada, que lo cubra todo.
Y sobre la cebolla, el “allioli”.
Y después solo hay que meterlo en el horno a gratinar.  En mi caso, lo puse a 210º unos 10-15 minutos.
Y a disfrutarlo!!

Un pollo…2 platos, 3 platos, 4 platos…

 

Hola a todos,
Desde que empezó la crisis allá por el 2008, muchos de nosotros hemos tenido que hacer tejemanejes para llegar a fin de mes y estirar los menús al máximo, para evitar aumentar el gasto en la lista de la compra.

Una de las cosas que me da mucho juego siempre, es el pollo. Comprando un pollo entero de los del super, que suele rondar entre los 4 y los 5 euros, consigo hacer hasta 4 platos para mi familia.  La lástima es que el pollo, en muchos sitios lo venden eviscerado, o como ellos dicen “limpio” (a parte de ser un mini pollo), y la verdad es que es una faena. Por tanto siempre intento conseguirlo lo mas entero posible, porque entonces en lugar de para 4 platos me da para 5.

Os lo cuento en base a una familia de 4 miembros, que no son muy comilones, todo hay que decirlo, porque mis hijos creo que viven del aire.

Los muslos y los contra muslos los guiso con ajos, cebolla, tomate y pimiento verde, en cazuela o al horno, depende el día y la prisa que tengo.  Se puede acompañar de una buena ensalada y/o patatas fritas si se quiere.

Las pechugas las hago en filetes y tengo para hacer pollo rebozado para otro menú.

Si no necesito las dos pechugas, muchas veces añado una al pollo que va al horno, y después puedo utilizarla desmenuzada en una ensalada con manzana y nueces, que está buenísima.

Los huesos de las pechugas, también los separo junto con las carcasas y tengo para hacer un buen caldo de pollo con verduras, y así tenemos sopa para otro día.

Como os comentaba, cuando lo encuentro entero, para el caldo se va también el cuello y la casquería, que no se que manía les ha dado con quitarla.  Igual que las patas, lo bien que iban para el caldo!.

Y por ultimo, las alas y algún resto pequeño que me queda de cortarlo, lo utilizo para hacer un arroz. Como en casa no les gusta que haya “tropezones” en el arroz, tengo bastante con ese poquito, para hacernos una paella.

Y no queráis saber que hago con un pollo de los de granja, cuando encuentro alguno de oferta!  Lo que llego a estirarlo.

Hasta la próxima.

 

Como hacer un reloj para parar el tiempo

Hola a todos!!

 Hace muchos días que no os enseño ningún trabajo, y no ha sido porque no haya estado manos a la obra, pero la “obra” ha requerido de tiempo, que ironías a parte, es precisamente lo que va a marcar.
Esta vez he vuelto a aprovechar restos de madera, para hacer un reloj de cocina para mis suegros, porque el que tenían ha dicho que ya no trabaja mas y quiere la jubilación.
Para este trabajo he necesitado:
 
– Madera de okume
– Sierra de calar
– Taladro
– Pintura Patio Paine color Patio Brick
– Pintura Folk Art color Warm White
– Fleur Medium para transferir imagenes
– Lámina para transferencia
– Mecanismo para reloj
– Barniz centelleante de Folk Art
– Lija
Lo primero que hay que hacer es marcar la madera con la forma deseada para vuestro reloj, no necesariamente tiene que ser redondo, ni una circunferencia perfecta.  Yo en mi caso marqué el circulo con un plato irregular en los bordes, ya que no quería que fuese perfecto.
Una vez cortado y bien lijado, di un par de manos de Patio Paine color Patio Brick a toda la superficie, y dejé secar.

 

 

 

 

Después, sobre la pintura Patio Brick, apliqué una mano de Warm White y una vez seca, lijé para resaltar la pintura inferior.

 

Cuando la pintura está seca del todo, es hora de transferir la lámina.  Con Fleur Medium, o incluso con cola blanca, podéis transferir la imagen que queráis sobre cualquier superficie, únicamente hay un requisito, y es que la imagen esté impresa con una impresora láser, si no no funcionara. 
 

 

 

 
Para ello, hay que dar Fleur tanto en la lámina como en el soporte que hayáis escogido para realizar la transferencia, en mi caso la madera.  Y dejar secar.
Para retirar el papel y transferir la imagen a la madera, hay que ir pasando el dedo o un paño húmedo, poco a poco por todo el papel, hasta que aparezca la imagen.  Yo personalmente prefiero hacerlo con el dedo, porque con el trapo al no tener tacto, es mas fácil pasarse y llevarse el dibujo.

 

 

Bueno, pues ahora ya tenemos la imagen en la madera, ¿qué sigue ahora?
Lo siguiente que hice fue marcar el centro y perforar con el taladro un agujero lo suficientemente grande, como para que encaje el mecanismo del reloj, donde deben ir conectadas las agujas.  Tras un pequeño lijado del agujero, enganche la caja del mecanismo a la trasera con silicona.
No os he comentado, que el mecanismo de reloj podéis encontrarlo en Amazon, por muy poquito dinero, así que si tenéis un reloj que ha dejado de funcionar y os gusta mucho, siempre podéis arreglarlo reemplazando la maquinaria por menos de 10 euros.

 

Una vez tenemos el mecanismo sujeto, aprovechamos la marca central y en los cuatro puntos cardinales, marcamos las horas.  Yo he pintado a mano alzada, las horas con el mismo tono de fondo Patio Brick.

Al secarse las horas, ya podemos conectar las agujas al mecanismo, y utilizar estas para marcar en el reloj las horas que faltan, y luego, es opción de cada uno si poner puntos o mas números, en mi caso para no sobrecargar, he optado por los puntos.

Para finalizar, y como no me acababan de convencer los números pintados, tan nuevecitos, los he lijado para desgastar y como acabado final, le he dado una mano de Barniz centelleante que le da unos brillos muy bonitos.

 

Y eso es todo!
Hasta la próxima.

 

 

 

Pudin de turrón

Buenos días a todos!

Hoy os traigo un postre fácil de hacer y que sirve para aprovechar el turrón de Jijona que os haya sobrado de Navidad.
A mí me encanta este turrón, pero como solo me lo como yo, siempre me queda, así que hace tiempo que mi madre me pasó esta receta y de esta manera, curiosamente, no solo se lo comen si no que repiten!
Para esta receta necesitáis:
– 4 huevos
– 75 gr. de azúcar
– 400 litros de leche
– 100 gr. de magdalenas
– 400 gr. de turrón de Jijona
– Caramelo liquido
Para empezar hay que pre calentar el horno a 180 º, y poner en su interior una bandeja llena de agua a calentar, lo suficientemente grande como para que os quepa el molde que vais a utilizar para hacer el pudin.
Después, en un bol batid los huevos, y añadid el azúcar con la leche para mezclarlo todo junto.

 

Una vez hecho, se pueden incorporar las magdalenas desmenuzadas (también podéis aprovechar la misma cantidad pero de pan atrasado, previamente remojado con la leche).

Ahora batid de nuevo toda la mezcla y ya podréis añadir el turrón hecho migas.

Para finalizar extended el caramelo liquido en la base del molde, y poned la mezcla en él.  Ahora solo hay que meter en el horno unos 45 minutos, tapado con papel de plata (para evitar que se queme por encima),  unos minutos antes de sacarlo, se puede retirar el papel de plata para que se dore un poquito.

 

 

 

Una vez fuera del horno, desmoldar en frío y a disfrutarlo muy fresquito!!

 

Espero que os guste. Feliz semana!