Viejas sillas, nuevas sillas…

Buenísimos días,
Hoy quiero enseñaros como por poco dinero cambié las sillas del comedor.
Hace tiempo que me he propuesto “renovar” el mobiliario de casa, vendiendo mis viejos muebles y sustituyéndolos por otras “joyas” que voy encontrando de segunda mano, y que restauro.
Después de muchos años de ir periódicamente desmontando y encolando las sillas de mi antiguo comedor, al final me harté, y decidí renovarlas por otras.  Volví a encolarlas por última vez y las puse en venta junto con la mesa.
Nuestra mesa era muy pequeña, porque cuando nos casamos teníamos un piso minúsculo y no nos cabía otra cosa. Cada vez que teníamos invitados, montábamos caballetes y tableros o nos tocaba hacer añadidos extraños con otras mesas. Pero aún así aguantamos 20 años con ella.  Siempre con la intención de comprar algún día una buena mesa.
Y llegó el momento.  Un día, mi marido me habló de un amigo, que se dedica a la compra-venta de muebles de segunda mano, y yo, que soy una forofa me lancé de cabeza.  Desde entonces cada vez que quiero encontrar alguna maravilla para mi casa, es el primer sitio donde voy.
Un día visité su gigantesco almacén y encontré una mesa para seis extensible…Genial!!, no me lo podía creer!!! De teca preciosa, Así que me dije “pa casa” junto con 6 preciosas sillas rústicas con el respaldo grabado, que había rescatado de un restaurante.
Las sillas tenían el asiento de boga en bastante mal estado, pero la madera estaba perfecta.
Así que por muy poquito dinero, me las quedé.

img-20150724-wa0000

Como hacia poco había renovado el asiento de boga de las sillas de la cocina y me habían sableado a base de bien…(que preciosas están… pero dos sillas, me costaron una barbaridad),  decidí que estas iba a tapizarlas.
Estamos poco a poco pintando la casa y como hemos escogido tonalidades grises y blancas, las tapicé en tonos grises.
Respecto a la madera, en un principio estuve tentada de pintarlas de blanco, pero francamente, el color de la madera que tienen me encanta, así que apliqué con un barniz incoloro satinado.
Para rejuvenecer mis sillas he necesitado:
– Barniz satinado
– Lija
– Guantes
– Paletina
–  6 Tableros de okume de 1 cm de grosor para el asiento
– Sierra de calar
– Foam para el asiento
– Cutter
– Puntas
– Grapadora
– Tela
Espero que os guste el resultado.
img-20150907-wa0001
Hasta la próxima.
Anuncios

Deja un comentario