DIY…Una lampara para la Princesa (restauración)

Buenas tardes,
 
Hoy pensaba que tengo tantas ideas en la cabeza y cosas que quiero hacer, que tendré que vivir muuuuchos años para poder hacerlo todo, aunque últimamente la verdad es que estoy muy laboriosa.
 
Voy poco a poco arreglando mi casa, intentando gastarme poco dinero, aprovechando cosas, cambiándoles la cara, vendiendo mis viejos muebles en Wallpop y Vibbo, y comprando otros de segunda mano, que posteriormente restauro.
 
Hace unos meses compré en Vibbo una lámpara de araña por 10 €, que he arreglado para mi hija. 
Es una niña a la que le gustan las cosas de color rosa (todo lo contrario que a su madre) y que brillen (eso tiene un pase), así que me decidí a lavarle la cara, y hacerle una lámpara de Princesa.
img-20151206-wa0000
 
Algo muy importante que debéis tener en cuenta cuando rehabilitéis una lampara, es comprobar que el cableado interior está en buenas condiciones, al ser lamparas antiguas los cables tienden a resecarse y en muchos casos os encontrareis con portalámparas quemados o empalmes mal hechos.  Por lo tanto es muy importante revisarlo para evitar futuros accidentes.
 
En mi caso toda la instalación estaba en perfectas condiciones.
 
Para mi lámpara necesité:
 
  • 4 botes de spray blanco mate Pintyplus de Novasol
  • 2 collares de cuentas de color fucsia
  • lágrimas de cristal de color rosa (compradas en la web de Krealo)
  • 1 carrete de hilo de nylon
La lámpara estaba limpia y en muy buen estado.
 
Lo primero y más importante es lijar y limpiar después muy bien para evitar cualquier resto de pintura, oxido o grasa que pudiese tener.  Es importante ya que después la pintura podría levantarse.
Una vez limpia y seca, apliqué varias capas de pintura en spray de color blanco mate de Pintyplus Novasol, y dejé secar.
img-20151206-wa0002
Cuando trabajéis con pinturas, y sobretodo con pinturas en aerosol, procurad hacerlo en un lugar bien ventilado y con mascarilla, y tomar también la precaución de proteger todo lo que haya alrededor para que no acabe pintado.
Aunque os de la sensación que enfocáis la pintura hacia un lado y no queda nada mas afectado, el gas que dispersa la pintura tiende a manchar sin daros cuenta todo lo que tiene a su alcance si no ha sido protegido.
Una vez estuvo bien seca al tacto, empecé a decorarla y convertirla en una lámpara “mágica” para mi hija.
Los collares de cuentas los compré en una tienda de todo a cien, como muchas de las que hay en cualquier pueblo o ciudad.  A mi hija como ya os he dicho le encanta el rosa, así que no hubo otra opción posible, pero podéis decorarla con infinidad de cadenas, guirnaldas o collares, incluso con luces de LED.
Los collares tuve que deshacerlos, cuenta a cuenta y pasarlas de nuevo con un hilo para asegurarme que en cada lado hubiese el mismo numero de “perlas”.
img-20151212-wa0002
Mi hija lo pasó en grande poniendo los collares a su lámpara

img-20151212-wa0004

 

Las lágrimas también están atadas con hilo de nylon.  Tenia la opción de sujetarlas con engarces, específicos para ellas, de hecho compré varios, pero el resultado final no me convenció.

img-20151219-wa0008

 

Una vez colgada solo faltó cambiar las bombillas que ya llevaba de origen, por otras de LED.

Debido a la altura del techo, me vi obligada a suprimir la última pieza de la lámpara, que es la que oculta los cables, algo que tengo pendiente de solucionar.  Tengo que inventar algo para que no se vean, aunque siempre me queda la opción de encontrar una de despiece.

ACTUALIZACIÓN: Cómo podréis ver en el siguiente enlace, el problema final está solucionado.

Hasta la próxima.

Anuncios

Deja un comentario